¿Por qué los perros se huelen el trasero?

Cuando termines de leer este artículo verás con otros ojos el que tu perro olfatee el trasero de otro perrito.



El olfato de los perros es muy sensible. Es tan sensible que supera en 10.000 a 100.000 veces el olfato de un ser humano.


Por eso, su naricita le puede entregar muchísima información del entorno en el que se encuentra, e incluso, información importante sobre otro perro.


En el ano de los perros existen dos sacos que segregan un químico que contiene mucha información. Cuando otro se acerca a olfatearlo sus nervios llevan estos datos al cerebro y puede saber de que sexo es, cuantos años tiene, que comió e incluso cual es su estado de ánimo.


Este tipo de ritual que puede resultar extraño e incluso un poco perturbador para nosotros aunque es totalmente natural para ellos y para muchos otros animales que utilizan su olfato como herramienta de comunicación y de almacenamientos de datos.


Si tu perro voluntariamente ofrece su cola a otro para que la olfateé, debes permitírselo. Es una forma de presentarse, de sociabilizar y sin duda le ayudará a ir creando mejor relación con sus pares.


Pero esto es algo que se viene investigando desde hace muchos años, para que veas que siempre ha sido algo que llama mucho la atención.


George Petri, científico experto en feromonas y olores humanos, por el año 1975 comenzó a estudiar las secreciones que emitían los perros y coyotes. Descubriendo la potencia las glándulas alojadas en los sacos anales. Se dio cuenta que los olores que emitían podían cambiar de acuerdo con la genética y al sistema inmunológico del animal.


Así que ya sabes, la próxima vez que veas a tu perrito realizar este ritual debes permitírselo sin dudar. Esto los ayudará a comunicarse con sus pares y a generar la tan necesaria, sociabilización.

© 2019 Las terapias de Luna.