Los bigotes del gato


También llamados "vibrisas", los bigotes del gato sirven como GPS y como herramienta de comunicación. Es un órgano sensorial indispensable.

Miremos más de cerca ...


¿Qué es una vibrisa?

Las vibrisas están hechas de queratina y conectadas a un sistema de terminaciones nerviosas en la base de la misma. Esto permite que la información sobre el medio ambiente se envíe al cerebro. Hay 8 o incluso 12 dependiendo del animal y se encuentran alrededor de la boca pero también por encima de los ojos y detrás de las patas delanteras.


Tienen un papel de localización ...

De hecho, las vibrisas son sensibles a las vibraciones y, por lo tanto, permitirán una mejor comprensión del entorno en el que se encuentran. Esto permitirá a los gatos detectar movimientos cercanos, medir la dirección y la fuerza del viento, pero también los olores. 


Durante la noche serán de gran ayuda ya que les permitirán esquivar los obstáculos que se presenten. Servirán de antena para poder cazar mejor.

Como son más anchos que el gato, le permitirán medir el ancho de un pasaje y, por lo tanto, ¡saber si puede deslizarse por él!


También tienen un papel comunicativo

Las vibrisas del gato también le permitirán comunicarse con sus congéneres o con nosotros mismos. Le permitirán hacernos entender sus estados de ánimo ...

  • Cuando están como sueltas las vibrisas: el gato está relajado

  • Cuando los bigotes están hacia adelante: el gato está enojado o está jugando o cazando

  • Cuando las vibrisas están al revés: el gato está asustado.